Hola, yo él otro día vi a estos chingones en la playa, la madafaka chupaba como una jodida perra, tanto, que se tuvo que ir el wey al hospital para que le desincrustaran los granitos de arena del recto, que cerda la muy hipopotama.

Responder