Vamos a ver… Tengo una vecina a la que su manso dejó para escapar a Sudamérica. Llevo meses haciéndome el loco con sus insinuaciones; pues bien, si Klixen fuera mi vecina, no saldría de su casa o ella de la mía, no sé si me explico. Eso de que está demasiado “rellenita” son delirios por tu parte. Y no es por cómo la chupa que también, sino que la señora es enormemente sexy. La sigo desde hace años y lo único que siento es no ser el tipo que recibe las pajas, siempre el mismo por lo que deduzco que es su marido y mánager. ¡Menudo crack el tío! ¡Vaya manera de barruntar cómo ganarse el sustento! ¡Un genio, ya digo!

Responder